Información de Marti Guixé

Marti Guixé

La emoción del diseño Simple, original y con una visión rupturista, el creativo español Martí Guixé se dedica a solucionar problemas de la vida moderna, dando forma y estilo a los objetos cotidianos Para el diseñador Martí Guixé (Navàs, 1964), hoy ya no tiene sentido diseñar objetos; lo que hace falta dise&ntild... leer más

La emoción del diseño

Simple, original y con una visión rupturista, el creativo español Martí Guixé se dedica a solucionar problemas de la vida moderna, dando forma y estilo a los objetos cotidianos
Para el diseñador Martí Guixé (Navàs, 1964), hoy ya no tiene sentido diseñar objetos; lo que hace falta diseñar son ideas y estilos de vida. 'El objeto molesta, pesa y es difícil de transportar en una sociedad en la que todo cambia, se mueve y se traslada'. Solución: 'transformar el diseño en información, mucho más ligera, contemporánea y rápida'. Guixé, colaborador habitual de compañías como Authentics, Camper, Chupa-Chups, Desigual o Alessi, empezó a adoptar y promulgar este cambio de prespectiva el año 1997. Desde entonces se auto-define como ex-designer o, más recientemente, cross-designer, para dejar claro que el oficio no es el mismo: 'antes el diseñador tenía un vínculo directo con la producción industrial; ahora el vínculo está en la percepción del lifestyle asociado a la marca'.

Se licenció en diseño de interiores en la Escola Elisava de Barcelona (1985) y continuó los estudios en diseño industrial en la Scuola Polytecnica di Design de Milán. El año 1994, después de una temporada trabajando en Seúl (Corea del Sur) como diseñador industrial, tuvo la idea de mezclar diseño y gastronomía. De ahí salieron bolígrafos de regalesia, cubos de algarroba y diversos utensilios de cocina. Esa experiencia, a partir de la cual recibió la etiqueta 'ya caducada' de food-designer, era el inicio de un largo proceso de investigación que lo llevó a reflexionar sobre las maneras de entender y adaptar el diseño y el producto a la sociedad contemporánea.

Con eslóganes como 'no lo compres si no lo necesitas' (para Camper), Guixé se convirtió en pionero en una nueva concepción del diseño por la cual el material, el objeto, es cada vez más anecdótico y efímero. No en valde, el MoMA de Nueva York, el Centre Compidou de París y el MACBA de Barcelona se han interesado por su trabajo y han acogido diversas muestras. El año 2007 fué galardonado con el Premi Nacional de Disseny de la Generalitat de Catalunya por las exposiciones realizadas el año 2006 en Alemania, Catalunya, Itàlia, Japón y 'por el conjunto de su obra, que se caracteriza por la investigación de nuevos sistemas de productos, la introducción del diseño en los ámbitos de la comida y la presentación a través de la performance.’

Así pues, Guixé es un creador en constante transformación que para no perder el tren ve más allá de los objetos y incide sin complejos en el terreno de las ideas y las sensaciones. Si el diseño moderno originado en los años setenta era 'un diseño autoritario que vivía bajo la tiranía de la forma perfecta', el de hoy es governado por la fugacidad de las cosas y la ligereza de los esquemas que nos rodean. En palabras suyas: 'No me gusta poseer objetos porqué entonces no puedo transformar mi lifestyle para seguir siendo radicalmente contemporáneo'. En definitiva, un nuevo diseñador; o, según como, un auténtico (ex)diseñador.